¿Te has dado cuenta que a veces estás de muy buen humor y de repente estás de malas sin ninguna razón aparente? O que un juego o reto no se puede sortear en un momento pero después se resuelve como si nada. Esto se debe a nuestros cambios hormonales.

No somos los mismos por la mañana que por la noche. Nuestro metabolismo cambia todo el tiempo, durante las veinticuatro horas del día. Así, el azúcar sanguíneo, el colesterol total, el ritmo cardíaco, la tensión arterial, o incluso el peso corporal, medidos una única vez a lo largo del día, solamente captan una ‘fotografía’ puntual de lo que sucede en nuestro organismo.

Es por esto mismo que los alimentos no nos sientan igual a todas las horas del día, y que dependiendo del horario tu sistema digestivo cambia. Por eso, una misma naranja no cae igual a nuestro organismo por la mañana que por la noche, y a la hora a la que se come influye en el grado de obesidad o la pérdida de peso.

Lo recomendable es que se coma la mayor cantidad de alimento antes de las 3 de la tarde, ya que el metabolismo puede digerir de mejor manera los nutrientes en ese horario, aunque en realidad, cada persona es diferente en su metabolismo o punto de vista cronobiológico y lo mejor es que cada uno sea consciente de  su propio metabolismo para hacer cambios en la vida y buscar una mejor salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here