Esa paleta helada es deliciosa pero, no te atreverías a morderla, el dolor sería muy agudo pero no duraría mucho. Si esto es lo que te pasa, es probable que sufras de hipersensibilidad dental.

La hipersensibilidad dental se produce cuando el esmalte que protege los dientes se debilita o cuando las encías se retraen y queda expuesta la dentina. Se presenta ante algunos estímulos  físicos (cepillado de dientes), químicos (sustancias ácidas o dulces) o térmicos (alimentos fríos o calientes)

El blanqueamiento dental, pastas abrasivas, un cepillado de dientes fuerte, consumo de bebidas ácidas y algunos tratamientos odontológicos pueden aumentar la ocurrencia de este molesto síntoma.

Para prevenir esta  horrible sensación es necesario mantener una higiene bucodental adecuada, cambiar de cepillo de dientes por uno de cerdas extrasuaves, usar una pasta de dientes poco abrasiva, moderar el consumo de bebidas y alimentos muy fríos o muy calientes y, como siempre, visitar periódicamente al dentista.

Para poder disfrutar de todos nuestros alimentos favoritos sin ninguna incomodidad y ¡a hincarle el diente!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here