Trabajar el cuerpo y la mente. En pocas palabras, ese sería el objetivo del yoga, una de las seis doctrinas ortodoxas del hinduismo. En sus inicios, esta disciplina comenzó como una práctica espiritual, pero con el paso de los años se ha terminado enfocando a posturas físicas, técnicas de respiración y meditación.

Existen muchos tipos o estilos distintos de yoga, que varían según su intensidad. Algunos de los estilos más populares de yoga son:

• Hatha yoga. Está tan extendido, que en muchas ocasiones se utiliza como un término general para referirse a esta práctica. Quien lo practique tendrá una rutina completa, porque incluye tanto respiraciones como posturas.

• Ashtanga. Es una práctica muy dinámica de yoga que combina ejercicios o posturas –asanas- con técnicas de respiración

• Integral. Se trata de tipo suave de yoga que puede incluir ejercicios de respiración, cánticos y meditación.

• Kundalini. En este caso, se enfatiza los efectos de la respiración sobre las posturas. El objetivo es liberar la energía de la parte inferior del cuerpo de manera que pueda trasladarse hacia arriba, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Disminuye los síntomas de la menopausia

La extensa literatura científica señala que el yoga puede ayudar a mejorar el bienestar general. Varios estudios han encontrado que el yoga ha ayudado a algunas personas a controlar el estrés, mejorar la salud mental, perder peso o incluso dejar de fumar.

También hay evidencia de que el yoga puede ser útil para algunos problemas médicos. Según los NIH, puede ayudar a disminuir el dolor y los síntomas de la menopausia. Y, en el caso de adultos mayores y personas con cáncer, mejoró el sueño.

Los beneficios del yoga no se quedan aquí. Se ha demostrado que el yoga puede ayudar a las personas con dolor lumbar crónico. Hasta tal punto, que numerosos expertos ahora lo recomiendan como un tratamiento básico y eficaz para el dolor lumbar. Es decir, si padecemos de dolor de espalda, puede ser una buena alternativa para combatirlo.

Yoga contra el dolor de espalda

Un nuevo estudio, impulsado por los NIH, mostró que el yoga puede ayudar a aliviar el dolor lumbar moderado a grave.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación reclutó a 320 personas con dolor lumbar crónico de diversos orígenes y comunidades desfavorecidas. En concreto, más de la mitad de los participantes del estudio eran personas de color no hispanas y ganaban menos de 25.000 euros anuales.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a tres grupos. El primer grupo tomó 12 clases semanales de yoga diseñadas para personas con dolor lumbar. El segundo grupo realizó 15 sesiones de terapia física durante 12 semanas. Estos incluían ejercicios para fortalecer la espalda y los músculos de la base. El tercer grupo recibió un libro de autoayuda y boletines informativos para aprender a lidiar con el dolor de espalda.

Clases estructuradas

Los resultados sugieren que una clase estructurada de yoga puede ser una opción para el tratamiento del dolor lumbar crónico, de acuerdo con los investigadores. Los tres grupos informaron mejoría en la función física y la reducción del dolor. Sin embargo, las personas en los grupos de tratamiento de terapia física y yoga eran más propensas a dejar de tomar analgésicos después de un año que aquellas en el grupo de solo educación.

“El dolor lumbar crónico afecta de forma desproporcionada a grupos desfavorecidos económicamente. Por lo tanto, creemos que es importante incentivar su práctica entre estos colectivos, porque sería eficaz para su recuperación”, concluye el jefe del equipo de investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y del Boston Medical Center, el doctor Robert Saper.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here