México es uno de los países con más gente obesa en el mundo. De hecho, desde hace casi 20 años, la obesidad se ha ubicado como la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres, de edad adulta, en nuestro país.

La relación entre obesidad y diabetes es una causa-efecto. La obesidad termina convirtiéndose en la causa que origina la diabetes, la cual por las complicaciones que ocasiona se convierte en la detonante de una muerte, muchas veces, prematura.

Esta enfermedad pasa por muchas razones, y etapas: mala alimentación, vida sedentaria, alimentos con exceso en azúcares y grasas saturadas. Y, claro, una vez que se ha instalado en el cuerpo, comienzan los estragos a éste.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública, la diabetes mellitus (uno de los tipos de esta enfermedad) aumenta el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares (como embolia). Además, a largo plazo puede ocasionar:

• Ceguera (debido a las lesiones en los vasos sanguíneos de los ojos)
• Insuficiencia renal (por el daño al tejido de los riñones)
• Impotencia sexual (por el daño al sistema nervioso)
• Amputaciones (por las lesiones que ocasiona en los pies)

Sin duda, la diabetes es una enfermedad que merece una atención especial. Para lograrlo, el primer paso será tomar en cuenta que debemos modificar hábitos alimenticios que puedan perjudicar nuestra salud. Después de eso, poner en práctica buenos hábitos como realizar deporte y dejar de lado la vida sedentaria.

Compartir
Artículo siguienteVive un embarazo saludable

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here