Para explicar esto es más sencillo con un ejemplo.

Como las almendras, si consumes 160 calorías de almendras, debido a la fibra en estas, la comida no va a ser absorbida inmediatamente. Así que el aumento del azúcar en la sangre va  a ser mucho más baja y le va a tomar más tiempo.

Y ¿qué es lo opuesto a la almendra? Lo opuesto sería un refresco o jugo de fruta, porque no hay fibra, se absorbe directamente hasta el hígado, y el hígado, en ese momento sufre de un “sugar rush” o alta de azúcar. Cuando el hígado sufre ese impacto, no tiene más remedio que convertir el azúcar en grasa de inmediato.

Así que ¿Qué prefieres? ¿160 calorías de almendras o 160 calorías de refresco? La elección es solo tuya.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here