Por: Alejandra Valdés, pediatra neonatóloga prolactancia

El consumo de azúcares libres principalmente contenidas en bebidas endulzadas, provoca una dieta mal sana incrementando el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles como la obesidad y la diabetes. Los niños, representan un grupo vulnerable en el cual un consumo excesivo de azúcares en la dieta podría desplazar la ingesta de otros nutrientes, cada vez se reportan más casos de obesidad.

La principal función del azúcar es proporcionar la energía que nuestro organismo necesita para que órganos como el cerebro y los músculos funcionen de manera adecuada, sin embargo se debe consumir azucar de buena calidad energética, no así los alimentos con un índice glucémico elevado, como son pastelitos, snacks, confitería y bebidas endulzadas ya que , tienen una digestión rápida, pudiendo alcanzar la glucosa en poco tiempo el torrente sanguíneo, con elevados picos de glucemia, y requiriendo mayores cantidades de insulina, lo que a la larga se traduce en diabetes en edades tempranas . 

La OMS recomienda una ingesta reducida de azúcares libres a lo largo de toda la vida, reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica. 

¿En donde encontramos azúcares libres?

Los azúcares libres incluyen los monosacáridos y los disacáridos añadidos a los alimentos y las bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, más los azúcares naturalmente presentes en la miel, los jarabes, los jugos de frutas y los concentrados de jugos de frutas. 

Si desde pequeños acostumbramos a los niños a consumir solo el azúcar que ya contienen los alimentes como las frutas, no utilizar endulzantes y beber agua simple, disminuiremos el riesgo de que presenten obesidad diabetes y las temidas caries dentales. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here