La Sociedad Mexicana de Trasplantes (SMT) anunció que espera que el gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, fortalezca la estructura del Sistema Nacional de Trasplantes ponderando la continuidad de las actividades y programas del Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA).

En el marco del Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos que se celebra el 26 de septiembre, la Dra. Josefina Alberú Gómez, presidente de la SMT; la Dra. Mara Medeiros Domingo, vocal de la SMT y nefróloga del Hospital Infantil de México ‘Dr. Federico Goméz’, y el Dr. Rodrigo González Ramírez, Investigador post-doctoral del CINVESTAV IPN, afirmaron que el CENATRA ha desarrollado esfuerzos importantes, sin embargo, es necesario priorizar y robustecer al Centro Nacional como órgano rector y coordinador del sistema.

“El Sistema Nacional de Trasplantes ha trabajado en generar políticas de donación y trasplantes de órganos y tejidos. El sistema es perfectible, no es necesario cambiar todo lo que existe, hay que fortalecer al CENATRA como cabeza de sector, es importante la continuidad porque la curva de aprendizaje puede impactar en los avances. También es indispensable garantizar que todos los mexicanos que necesiten un trasplante tengan acceso y, en consecuencia obtengan el tratamiento inmunosupresor, así como el seguimiento permanente”, explicó Alberú Gómez.

La especialista adscrita al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición ‘Dr. Salvador Subirán’ (INCMNSZ), informó que en el 2017, la Sociedad Mexicana de Trasplantes presentó a las Comisiones de Salud de las Cámaras de Diputados y Senadores, una propuesta para priorizar el uso de medicamentos genéricos inmunosupresores en pacientes trasplantados, quienes deben consumir estos fármacos durante toda la vida útil del órgano.

Cabe mencionar que, si bien en México se cuenta con una norma de bioequivalencia acorde a los lineamientos internacionales para los medicamentos de estrecho índice terapéutico, es decir aquellos que con pequeños cambios en la concentracion presentan grandes cambios en el efecto esperado, por alguna razón que desconocemos el tacrolimus fue retirado el año pasado por la autoridad sanitaria de la lista de fármacos de estrecho margen terapéutico, cuando a nivel internacional no es así, de ello deriva la necesidad de medir la concentración en sangre en los pacientes con trasplante para garantizar que la dosificación es la adecuada.

Hay estudios que revelan que la prescripción y cambio de medicamentos de patente a genéricos o entre genéricos de diferentes marcas, producen cambios importantes en la concentración sanguínea del fármaco ante la misma supuesta dosis y se pone en riesgo la salud del paciente y el órgano trasplantado.

En ese sentido se ha documentado que los pacientes que cambian de marca más de tres veces en un año tienen una tasa de rechazo agudo a 12 meses de 43% , siendo de 15% cuando cambian menos de tres veces en un año. El cambio se hace por razones de disponibilidad en el abasto y seguramente influido por el precio. El costo-beneficio de medicamentos inmunosupresores genéricos puede eficientar los presupuestos, así como beneficiar el gasto de las personas que viven con un trasplante, explicaron los especialistas.

“El nuevo gobierno debe analizar este tema porque hay medicamentos genéricos que ofrecen calidad y seguridad a los pacientes; con ello se puede ofrecer más cobertura y atención a pacientes con trasplantes. También se debe tomar en cuenta el abasto permanente, la clave diferenciada con el propósito de garantizar la misma formulación durante toda la vida del injerto, como se sugiere en las guías internacionales y la medición de niveles sanguíneos de los medicamentos inmunosupresores para garantizar la estabilidad de los pacientes”, puntualizó el Dr. Rodrigo González, especialista en Farmacología e Investigador en el CINVESTAV.

Adicionalmente, en el caso de los niños es indispensable contar con formulaciones cuya dosificación permita proporcionar el medicamento en forma adecuada. En México no contamos con las presentaciones líquidas o de bajo gramaje para población pediátrica y evitar la manipulación de presentaciones de adultos. Llama la atención que ocurra de esta forma, cuando en México se llevan a cabo más trasplantes pediátricos que en Canadá o en algunos países de Europa, donde sí cuentan con las formulaciones apropiadas.

Es necesario estandarizar los protocolos de uso de las soluciones de preservación que sirven para la protección y enfriamiento de los órganos, así como en el transporte desde el donante hasta el receptor y en reemplazos e injertos de venas y vasos coronarios, señaló la especialista Alberú Gómez, quien es Profesora e Investigador Clínico del INCMNSZ e integrante de la Academia Nacional de Medicina de México.

“La solución que actualmente se utiliza en el país es el Custodiol, que ofrece importantes ventajas como son la protección y conservación hipotérmica in situ, enfriamiento rápido y homogéneo y amplia recuperación de la función del órgano trasplantado”, dijeron los investigadores.

Por su parte, Dra. Mara Medeiros Domingo, Nefróloga Pediatra adscrita al Hospital Infantil de México ‘Dr. Federico Gómez’, detalló que se debe incrementar la infraestructura física y humana en las instituciones públicas para incidir, positivamente, en el crecimiento de los programas de trasplantes. El Sistema Nacional de Trasplantes debe robustecer el programa integral de capacitación médica continua que permita fortalecer la profesionalización de los médicos especialistas en trasplantes, procuradores de órganos y personal de enfermería.

“Es importante impulsar la preparación de los especialistas en trasplantes y garantizar becas durante su formación, así como incrementar los salarios en el sector salud. En la edición XXII del Congreso Nacional de Trasplantes se impartirá, por primera vez en la historia de México, el Curso Intermedio en Coordinación en Trasplantes – TPM (Transplant, Procurement, Management)”, dijo Medeiros Domingo, Investigadora Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y Miembro de la Academia Nacional de Pediatría.

Gracias a la solidaridad de las personas, tan sólo en el año 2017 un total de 3,817 personas recuperaron la vista gracias al trasplante de córnea y 3,172 personas tuvieron una nueva oportunidad de vida al recibir un trasplante de riñón. En ese mismo año, 184 personas recibieron un trasplante de hígado y 33 recuperaron la sonrisa gracias a un trasplante de corazón, puntualizó Alberú Gómez, quien dijo que no debemos olvidar que existen más de 100 mil pacientes en programas de diálisis y hemodiálisis de los cuales el 35% debería estar en la lista de espera, la cual actualmente es de alrededor de 14,000 pacientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here