Cada vez pasamos más tiempos conectados a una pantalla. Da igual a cuál o si son varias: teléfono móvil, relojes inteligentes, tableta, ordenador, televisión, consolas…

El problema es creciente. Tanto, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se actualizó sus recomendaciones recientemente. Entre las conclusiones: hay que reemplazar los periodos prolongados en que los niños pequeños permanecen sujetos o dedicados a actividades sedentarias frente a una pantalla por juegos más activos.

Por ejemplo, en el primer año de vida, no se recomienda que pasen tiempo en actividades sedentarias ante una pantalla (como ver la televisión o vídeos o jugar a juegos en la computadora). Para los niños de 2 años, el tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a una pantalla no debe exceder de una hora y cuanto menos mejor.

Cómo hacer un détox digital

Los mayores tampoco nos escapamos de esa adicción: trabajamos con pantallas o nos comunicamos gracias a las redes sociales o plataformas de mensajería. Y no es fácil dejar de lado el móvil, por nombrar algunos de estos dispositivos.

Esta desconexión de los dispositivos electrónicos tiene un nombre: détox digital. Se trata de un periodo de tiempo en el que una persona restringe el uso de dispositivos tecnológicos.

Obtendremos algunas ventajas de este proceso, según los expertos de Sanitas: reduce la fatiga, el estrés, ayuda a mejorar el sueño, proporciona tranquilidad y sensación de relajación y estimula personales y laborales. Además, mejoraremos la concentración y la creatividad, mejoraremos en la toma de decisiones y aumentaremos las oportunidades de autoconocimiento y reflexión.

Pasos para desconectar de la tecnología

La psicóloga Diana Camín señala algunos sencillos pasos que debemos seguir, si queremos completar el détox digital:

• Terminar las tareas pendientes.

• Establecer un tiempo.

• Configurar los dispositivos.

• Desactivar las cuentas.

• Crear reglas específicas.

FOMO y el problema de las redes sociales

La fuerza de voluntad cuenta, pero si no conseguimos tomarnos un descanso de los dispositivos electrónico, quizás tenemos que dar un paso más. Estas son algunas de las recomendaciones de la especialista:

• Abstinencia recurrente.

• Détox específico.

• Détox de redes sociales.

Las redes sociales se han convertido en un problema para algunos. Estas plataformas han cambiado por completo nuestra forma de comunicarnos, hasta el punto que ahora dialogamos a través de ellas.

De esa necesidad, surge el término Fear of Missing Out (FOMO), también conocido como el miedo a perderse algo. Se trata de un problema reconocido por los psicólogos y que va ganando terreno en una sociedad que vive pegada al teléfono móvil.

Es aconsejable hacerlo, porque el uso excesivo de la tecnología, puede acarrear problemas de salud, como las cefaleas, aislamiento social, ansiedad, sedentarismo, sobrepeso y obesidad o trastornos del sueño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here