La vuelta la rutina está a la vuelta de la esquina, y con ella, el retorno al colegio, instituto, universidad o cualquier otro centro que incluya el estudio. Volver a la dinámica de estudiar horas y horas para una prueba puede ser muy duro, pero hoy venimos a explicaros un método que os pondrá las cosas más fáciles cuando estéis en época de exámenes.

El método se denomina SQ3R, pero también es conocido como “Método Robinson”, debido a su creador, Francis P. Robinson. Esta forma de estudio fue creada en 1946 y se diseño para los estudiantes, aunque a día de hoy, se puede aplicar a cualquier persona que tenga interés por algún tema y quiera informarse sobre él.

Con este método se busca aprender de manera más efectiva, para así olvidarnos de una vez por todas de empollar todo un temario, escribirlo en el examen, y sacarlo de nuestra memoria una semana después. Conseguiremos retener los nuevos contenidos e identificar las ideas centrales de la lectura. El nombre SQ3R son las siglas de: Examinar (Survey), Preguntar (Question), Leer (Read), Repetir (Recite) y Repasar (Review).

Examinar (Survey)

Este es el primer paso y al que menos tiempo le dedicaremos: apenas 10 minutos. Consiste en tener una primera aproximación al tema que queramos aprender, y se logra mediante una lectura rápida de algunos elementos como el índice, los títulos y los subtítulos, y los resaltados.

Con este primer vistazo conseguiremos hacernos una idea global sobre el contenido. Así conseguiremos hacernos una estructura mental de los contenidos para que tenga más sentido cuando debamos leerlo y retener la información.

Prguntar (Question)

En esta fase procederemos a formular preguntas sobre aquello que acabamos de leer de forma superficial. Si hay alguna cosa que te haya generado dudas o quieres saber con más detalle algún hecho, es el momento de apuntarlo en un papel.

Lo importante es que todo esté redactado en forma de pregunta, para que así sepamos qué información buscar en el texto y poder darle respuesta a nuestras dudas.

Leer (Read)

En este paso ya procederemos a la lectura activa y con detenimiento del texto. Olvídate de las prisas, es momento de concentrarte en lo que estás leyendo e intentar darle respuesta a todas las preguntas que te has hecho en el paso anterior.

Es conveniente leerlo como mínimo un par de veces para asentar mejor los conceptos. Si hay algún fragmento que no logras entender, reléelo para poder comprenderlo mejor.

Repetir (Recite)

En esta cuarta fase intentaremos hablar de todo aquello que recordemos del texto. La cuestión es que no leas los apuntes y que expliques con tus palabras aquello que has leído. Cuando consigues exponer un concepto a tu manera, es cuando realmente lo has comprendido.

Además, puedes elaborar preguntas críticas sobre el tema para responderlas tú mismo, y también hacer un resumen general para incrementar la comprensión y retener mejor los conceptos.

Repasar (Review)

Esta es la fase más larga del método y a la que más días debemos dedicar. Será el momento indicado para afianzar todo lo que hemos aprendido. Volveremos a leer el texto y revisaremos todos los apuntes que tenemos para que no haya ninguna duda por resolver. Así tendremos todos los conceptos en nuestra memoria al cabo de unos días.

Hay dos fases extras que, inicialmente, no figuraban en el método, pero que pueden añadirse para retener mejor todo lo aprendido:

  •  Record: Escribe las ideas principales de todo aquello que has estudiado. Puedes hacer un mapa conceptual, si te es más fácil.
  •  Reflect: Esta fase se basa en hacer una reflexión sobre lo que hemos aprendido para así emitir un juicio crítico sobre ello. Podemos asociarlo también con los conocimientos previos que tengamos del tema.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here