La higiene es súper importante para mantener una buena salud. Eso es bien sabido, y por eso es que nos bañamos, nos cortamos las uñas y nos lavamos los dientes entre otras cosas. Pero ¿sabías que lavarte los dientes tres veces al día no es suficiente para mantener una salud bucal óptima?

Al ser el primer órgano del sistema digestivo, la boca, recibe, tritura y traga todos y cada uno de los alimentos que ingerimos. El tener un buen hábito de limpieza oral nos ayuda a prevenir caries, evitar problemas en las encías, el mal aliento y cuidaríamos el buen aspecto de nuestra dentadura, sin embargo, es fundamental incorporar a la rutina, las visitas regulares al dentista.

Una visita anual es suficiente para quienes gozan de una buen salud bucal y solo es para acudir a un chequeo general en el que se descarten inflamaciones, caries o irregularidades que se pudieran percibir y en caso de notar la presencia de alguno de estos problemas, tomar medidas para solucionarlos.

Quienes sufran de encías inflamadas o sangrantes, de sarro, dientes chuecos, dolor de muelas o cualquier otro padecimiento que necesite tratamiento de varias visitas, recibirán de los odontólogos la planeación adecuada para el tratamiento que se necesite y regresar la boca a su condición óptima.

Una boca sana facilita nuestra relación con el entorno, favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima. Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here