Son muchas las personas, especialmente mujeres, que ven como surgen manchas en su piel tras la exposición al sol. Este fenómeno se conoce como melasma, y se define como una forma de hiperpigmentación provocada por la radiación solar. Las manchas suelen aparecer en el rostro, y, más concretamente, en las mejillas, el puente de la nariz, la frene y el labio superior, que son las zonas más expuestas al sol.

Se da el caso que estas manchas aparecen incluso si se ha realizado un buen uso del protector solar. De hecho, se calcula que nueve de cada diez mujeres padecen melasma, según explica el doctor José María Ricart, jefe de del Servicio de Dermatología de Quirónsalud Valencia y Alicante y del Instituto Médico Ricart.

Protegerse del sol

De todos es sabido que tomar el sol sin protección es una actividad peligrosa para la salud. Se trata, de hecho, del agente externo que más perjudica la piel. Las radiaciones UVB pueden provocar desde quemaduras, manchas y lesiones más graves o incluso precancerígenas si no se adoptan las medidas de prevención necesarias.

Las manchas en la piel provocadas por el sol son el resultado de la diferente distribución de la melanina y las células que la producen, los melanocitos. La hiperpigmentación es una de las principales consecuencias del exceso de sol y síntoma inequívoco de foto envejecimiento.

“Además, la piel tiene memoria y almacena el daño acumulado y resulta necesario realizar un análisis facial exhaustivo que revele el estado en el que se encuentran todas las manchas, no solo las más visibles, para poder eliminarlas con el tratamiento adecuado y prevenir al mismo tiempo el envejecimiento de la piel”, explica el doctor.

Tratamientos para el melasma

Existen diferentes formas para tratar el melasma. En muchos casos, las manchas acaban desapareciendo de forma espontánea sin tratamiento. Cuando es necesario actuar, existen diferentes terapias.

Una de ellas es la hidroquinona, que actúa durante la noche aclarando la piel que tiene un exceso de pigmentación También puede usarse la tetrinoína sola o junto con la hidroquinona. Por otro lado, tenemos las cremas corticosteroides, que pueden aclarar la piel pero que pueden provocar efectos secundarios debido a los corticoides.

Asimismo, existen técnicas de exfoliación química o microdermabrasión, así como técnicas láser para aclarar la piel.

El doctor Ricart menciona también la tecnología Adonia, “capaz de mostrar el estado real de las manchas en todas las capas de la piel que a simple vista no podemos diagnosticar como el daño solar real, el nivel de pigmentación, las arrugas y líneas de expresión y el estado de los poros de la piel”. Así se obtiene un diagnóstico de la piel y un mapa de como va a envejecer, lo que permite crear un tratamiento personalizado.

En este sentido, el Doctor Cristian Valenzuela, dermatólogo en Quirónsalud Valencia y en Instituto Médico Ricart señala la necesidad de personalizar cada tratamiento porque “al igual que existen diferentes tipos de piel, cada mancha responde a una naturaleza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here