Hay personas que, por mucho que lo intenten, no consiguen cogerle el gustillo a esto de salir a correr, o de ir al gimnasio, o de hacer clases dirigidas. Si tú eres una de esas personas, aquí te traemos unos consejos para motivarte a pesar de tu odio hacia el deporte.

Cuidado con el exceso de motivación

Es un tanto contradictorio, pero el exceso de motivación puede llevarte probablemente al fracaso en poco tiempo. Un ejemplo claro: seguro que alguna vez os habéis propuesto salir a correr varias veces a la semana, os habéis comprado la mejor equipación deportiva y habéis empezado a hacer ejercicio 5 días. ¿Qué sucede? Que esta motivación se desinflará en muy poco.

“Uno de los errores más comunes es precisamente tener demasiada motivación, focalizarse en un gran cambio en la vida y en todos los beneficios que hacer ejercicio va a tener sin tener presente al mismo tiempo el coste emocional, de tiempo y dinero que esto conlleva”, según Hugo Onaindia, psicólogo de Equilibria, en declaraciones a Mujerhoy. Debemos tener claro que hacer deporte requiere una constancia que, si no la tenemos, de poco nos servirá.

“Los resultados van a tardar algo de tiempo en llegar y requiere de mucha fuerza de voluntad cambiar un placer inmediato por un beneficio que llegara en el futuro. Es importante disfrutar del proceso para lograr mantener el hábito”, apunta Onaindia.

Acierta en el deporte que practicarás

Hacer ejercicio nos motivará más si lo hacemos con un deporte que nos gusta. Quizá lo tuyo no es quedarte en una sala de máquinas y prefieres hacer ejercicio en el exterior: entonces prueba con el running. O quizás es al revés y prefieres estar entre cuatro paredes: pues mira si te gusta actividades más intensas, como el body pump, o más calmadas, como pilates.

La cuestión es que pruebes qué es lo que más se ajusta a ti y a tus gustos.

No desconectes del deporte en tus días de descanso

Habrá días en los que descanses y no hagas deporte durante la semana. No desconectes del todo: aprovecha esa jornada para seguir informándote sobre el deporte. “Lee todo lo que puedas sobre el deporte que realizas y sigue a youtubers o divulgadores que te ayuden a aprender más sobre él para seguir conectada los días que no entrenas, no solo optimizaras tus resultados sino que mantendrás el hábito a largo plazo. El deporte es como el amor, no como la amistad: la amistad tolera bien la distancia, pero el amor no”, apunta Onaindia.

Ropa y equipamiento deportivo

Comprar ropa de deporte siempre motiva a la hora de empezar a ejercitarnos. Vernos en el espejo con el nuevo vestuario y en el mood  de runners nos hará creernos Usain Bolt, como poco. No hace falta que gastes grandes cantidades de dinero, solo lo necesario para tener un vestuario que te permita hacer deporte cómodamente.

Sé realista

Si optas por apuntarte al gimnasio, hazlo en alguno que te quede cerca de casa. Ya de por sí te costará ponerte a hacer deporte, así que no te pongas trabas tú mismo, dado que cualquiero cosa le servirá a tu mente para intentar escapar del ejercicio.

Márcate objetivos realistas al inicio, no intentes empezar la casa por el tejado. Ves poniéndote metas pequeñas y ves aumentándolas a medida que las vayas cumpliendo. De esta forma quedarás más satisfecho a nivel personal y te verás con más fuerza de seguir adelante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here