Al llegar la temporada de frío es común que los pequeños adquieran infecciones respiratorias, agudas o mejor conocidas como “resfriado común” . Es importante identificar los síntomas que se presentan entre los que se encuentran: congestión nasal, escurrimiento nasal, tos seca o tos con flemas, lagrimeo, dolor de cabeza y de articulaciones, dolor de garganta y en algunos casos fiebre.

Las principales causas de resfriado común son debidas a infecciones virales por lo que no requieren manejo antibiótico solo cuidados conservadores,  sin embargo si los síntomas no disminuyen y al contrario aumentan y se acompañan de fiebre es recomendable acudir al pediatra, dentro de los signos de alarma que se pueden presentar:

  • Son fiebre arriba de 38.5 grados que no disminuya con el uso de antipiréticos
  • Que los síntomas empeoren o aparezcan nuevos después de 3 a 5 días de evolución.
  • Que no presente mejoría de los síntomas

Para prevenir que esto suceda se pueden llevar a cabo una serie de mediadas a continuación mencionaré las recomendaciones para prevención de infecciones respiraorias agudas por parte de la Secretaría de Salud:

  • La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de y edad y complementaria hasta los 12 meses es una medida de protección
  • Evita el contacto con personas que están cursando con enfermedades respiratorias, evita que tu pequeño asista a la guardería si cursa con un cuadro gripal.
  • El lavado de las manos es la maniobra más efectiva para prevenir el contagio de gripe.
  • Mantén un adecuado aporte de líquidos frutas y verduras en la dieta de tu pequeño.

Ten al corriente la cartilla de vacunación

¡Demasiado tarde! Si tu pequeño ya presenta síntomas de resfriado, aumenta el consumo de líquidos agrega frutas y verduras a su dieta mantenlo en reposo, realiza lavados nasales tres veces al día y evita el contacto con otros pequeños para evitar contagios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here