La llegada del otoño trae consigo numerosos cambios en el clima que pueden alterar tu salud, tales como la modificación en la temperatura que muchas veces se mantiene cálida durante el día pero fría por la noche haciendo que nuestro sistema inmune quede más expuesto.

Entre los padecimientos más comunes durante el otoño se encuentran:

Resfriados: derivados del cambio de temperatura

Alergias: provocadas por el aumento en la humedad, el moho y los ácaros

Depresiones estacionales: el cambio de estación también llega a tener impacto en la salud emocional de las personas ya que luego del verano se retoman las rutinas, disminuyen las horas de sol y muchas veces estos cambios pueden provocar un estado de ánimo negativo.

Gripe: el frío, la poca ventilación y los espacios cerrados y húmedos son aspectos que favorecen la propagación del virus de la gripe durante el otoño.

Algunas medidas que puedes tomar para prevenir estas enfermedades son:

-Ventilar la casa, los espacios de trabajo y aquellos lugares en los que pases mucho tiempo.

-Extremar la limpieza. De este modo evitaremos que las acumulaciones de ácaros, mohos, virus, etc.

-Evitar tener en casa y lugares de trabajo: alfombras, tapices, tapetes, etc. Para eliminar los alérgenos.

-Lavar constantemente las manos y no tocar la cara.

-Hacer deporte para reforzar nuestro sistema inmunitario y evitar el cansancio y la depresión.

También es sumamente importante que durante esta temporada refuerces tu sistema inmunológico alimentándote sanamente con frutas y verduras de la estación  e hidratándote correctamente con agua y, cuando sea necesario, con sueros orales de grado médico que te permiten mantener tu cuerpo en en equilibrio a nivel celular.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here