¿Se te hace la boca cada vez que miras algo que se te antoja mucho para comer? Eso quiere decir que estás listo para empezar a transformar los alimentos en energía y nutrientes para que sean absorbidos por el cuerpo. ¿Qué de qué estoy hablando?

El proceso de digestión comienza en el momento que pones la comida en tu boca, la saliva contiene enzimas que se encargan de empezar a descomponer la comida para que sea más rápida de digerir.

La comida debe recorrer un largo camino, el tubo digestivo en el que debe viajar mide, más o menos, 8 metros desde que entra y hasta que sale. Esta distancia es recorrida por los alimentos a diferente velocidad, dependiendo de su composición, la cantidad que se haya comido y las características de cada persona.

Se dice que el pescado es de más fácil digestión que otros alimentos debido a la baja cantidad contenida de  colágeno, que es la proteína que aporta dureza a las fibras. La piel, los cartílagos y los huesos son las zonas con mayor contenido de colágeno. Por lo tanto, el pescado tiene proteínas poco fibrosas y por tener poco colágeno, es un alimento de fácil digestión.

Los tiempos aproximados de digestión de los alimentos son los siguientes:

  • Agua bebida con el estómago vacío pasa directo al intestino.
  • La sandía (que es casi pura agua) / 20 minutos
  • Pescados (bacalao, lenguado) y mariscos /30 minutos
  • Frutas jugosas (melón, uvas, naranja, toronja) / 30 minutos
  • Otras frutas y vegetales (manzana, pera, duraznos, jitomate, lechuga, pepino, apio, pimiento, brócoli, espinaca) / 30 a 40 minutos
  • Pescados grasos (salmón o trucha) /45 minutos a 1 hora
  • Pollo (sin piel) /1½ hora a 2 horas
  • Pavo (sin piel) /2 horas a 2¼ horas
  • Carne de res y cordero /3 a 4 horas
  • Cerdo /4½ horas a 5 horas

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here