El agua es el centro sobre el cual gira nuestro cuerpo. Las cifras no mienten: nuestro organismo está conformado por una gran porción de agua. En los bebés es del 70% y en los adultos disminuye va de un rango entre 55 y 60%.

Dos terceras partes se encuentran dentro de las células y el resto en el espacio extracelular (fuera de las células), formado por el espacio intersticial (entre las células) y el plasma sanguíneo.

El agua circula entre estos espacios en función de las concentraciones que existan, teniendo preferencia por los espacios con mayor concentración. Todo un proceso que, aunque parezca complejo, debemos conocer para entender el papel del agua en nuestro cuerpo a nivel celular. Es decir, es el camino que recorre el famoso vital líquido para ayudarnos a funcionar de la mejor manera.

Pero hay una pregunta que para muchos sigue siendo una incógnita….¿por qué nos da sed?

¿Cómo se produce el mecanismo de la sed?

En el cerebro existen unas células llamadas osmorreceptores. las cuales se encargan de detectar la disminución del agua intracelular y hacen que busquemos agua y la ingiramos. Esto significa que cuando éstas células se percatan que una parte del proceso de circulación del agua en nuestro cuerpo se rompe, o detiene, se enciende una alerta que nos pide “combustible” para reactivarlo”.

También se libera una hormona llamada Hormona antidiuréticaa la circulación sanguínea. Esta, actúa en los riñones disminuyendo la producción de orina para conservar agua en el organismo.

Agua/Hidratación: dúo dinámico

Al encenderse estas hormonas y células receptoras, lo que sigue es tomar agua. Al hacerlo, esta ingresa al torrente sanguíneo y disminuye la diferencia de concentración ambos compartimentos (espacio intracelular y extracelular). Casi al acto, el agua comenzará a hacer su magia y dejaremos de sentir sed y poco a poco nuestro cuerpo recuperará lo perdido.

Para nosotros este proceso puede resultar simple. Sin embargo, a nivel fisiólogico se produce una reacción importantísima, incluso para la vida misma: disminuye la cantidad de hormona antidiurética reanudando la producción de orina por los riñones y normalizando el funcionamiento del cuerpo. Es decir, no forzamos uno de los órganos más vitales como lo es el riñón, nuestras células funcionan adecuadamente y, de paso, recuperamos ese equilibrio que perdimos al sentir sed…que es el primer síntoma de la deshidratación.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here