Tal vez uno de los propósitos de año nuevo más prometidos y difíciles de cumplir  (junto con ir al gym y bajar de peso), es el de comer saludablemente. Pero ¿Cómo hacerlo si existen infinidad de delicias llenas de vitamina T (tacos, tortas, tamales), garnachas y dulces por todos lados?

Para empezar, tenemos que decir que eres tú mismo quien decide que es lo que vas a comer. Ya sea por falta de tiempo o porque es más barato y rápido, tu  eres quien decide desayunar la torta de tamal casi todos los días. Lo recomendable es que tú cocines tu propia comida, porque cuando tú decides la cantidad de grasa, sal y azúcar que pones en las comidas, eres tú quien controla tu salud y tu peso.

Programa un menú semanal, hazlo balanceado, incluye frutas, verduras, granos, pollo, carne, pescado, legumbres, pero sobre todo incluye lo que te gusta comer. Comer sano no te limita a comer lo que te guste, mídete con las porciones y no comas hasta el punto de reventar.

Cuando elijas comer carne, elije la carne magra, como son carne de res, pescado, pollo, cerdo, ya que tienen menos grasa y calorías. Las carnes que debes tratar de evitar son salchichas, tocinos, chicharrón, embutidos y carnes procesadas.

Siempre procura que tu plato tenga la mitad de verdura o fruta, de esta manera logras que tu comida sea balanceada, además de que son excelentes para la salud.

Olvídate de los refrescos, jugos y aguas de sabor, el agua simple debe ser la única opción para una dieta sana, si quieres sabor, un te sin azúcar es una gran opción.

Así mismo, haz las compras necesarias para poder preparar tus menús, a la larga te darás cuenta que de esta manera además de ser más saludable, también es más barato para tu bolsillo.

Decide estar bien contigo mismo, tu cuerpo te lo agradecerá.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here