En plena primavera, con el verano mucho más cerca de lo que parece, con temperaturas de casi 20ºC apenas a las 10 am en varias partes de la Ciudad de México, mucha gente se pregunta ¿cómo mantengo mi hidratación?

Más allá de tomar agua indiscriminadamente a la hora que sea, o cargar una botellita de agua todo el día, hay que saber qué medidas tomar para batallar la deshidratación; evento que afecta a muchos más mexicanos de los que creemos.

En una entrevista exclusiva, el Doctor Jonathan Aguirre Valdez, médico internista gastroenterólogo y hepatólogo, dio algunos tips sobre qué hacer en estos días calurosos que llegan hasta a los 29º, para evitar sufrir algún golpe de calor o perder demasiados líquidos. Pero esto no es exclusivamente para el calor, sino done el clima sea muy extremo.

“La importancia de la adecuada hidratación, y no sólo en esta temporada de calor, sino normalmente en donde el clima es un poco más templado o más frío, es que radica en la importancia del agua y los electrolitos en nuestro cuerpo”, comentó el médico. Es importantísimo mantener los líquidos y electrolitos necesarios porque estos constituyen el 50% del cuerpo humano. Si se tienen enfermedades de algún tipo, dijo que hay que darle mayor atención a la correcta hidratación, sobre todo para los pacientes diabéticos.

Hay que recordar que también depende las actividades que se van a realizar y hasta el país en el que uno se encuentra. Además de que la edad, complexión y género igualmente afecta. “Por ejemplo, existen algunas recomendaciones en Estados Unidos de cierta cantidad de ingesta de líquidos; llegan incluso a recomendar  hasta una ingesta de 3.5 litros al día en hombres, y en mujeres de 3. Aquí en México la recomendación es muy parecida a esta última, 2.5 litros en hombres y 1.5 litros en mujeres”, mencionó el médico.

 

Antes de que creamos que tenemos que tomarnos esa cantidad de agua y asustarnos, hay que saber que el doctor igualmente recordó que los alimentos que ingerimos ya llevan cierta cantidad de agua, por lo que no es necesario seguir los litros al pie de la letra. “Cuando nosotros desayunamos, comemos o cenamos, ahí va un porcentaje de agua que ya estamos ingiriendo. Normalmente se ha calculado que el 20% de la ingesta de líquidos que tenemos en un día común proviene de los alimentos.”

Nos recordó de un dicho que es bastante conocido pero que también es cierto. Que si nos da sed durante el día, eso ya es una señal de deshidratación leve, porque significa que algo ya ha sucedo que nos llevó a tener sed, por lo que él recomienda tomar pequeñas cantidades de agua a lo largo del día, aunque no tengamos sed. La orina es otra de las señales de falta de líquidos dentro del cuerpo. “Si la orina tiende a ser obscura, un poco más amarilla, si tiende a ser un poco como le llamamos al color «gidral», eso habla de un estado de concentración de la orina; cuando esto pasa, quiere decir que el cuerpo ya echó a andar mecanismos para retener agua en el cuerpo”afirmó.

Después habló sobre las señales más claras de este mal común. “Las manifestaciones del estado de deshidratación pueden ser tan leves como dolor de cabeza, discretos mareos, aunque puede llegar a ser un poco más importante como calambres” dijo, añadiendo que el líquido ideal para consumir es el agua, pero que en algunos casos, como ejercicio intenso o largas sesiones bajo el sol, se puede recurrir a las bebidas con glucosa y electrolitos.

A pesar de que sí se pueden consumir este tipo de bebidas, el doctor recordó que lo ideal es no darlo a los niños, sobre todo si lo necesitan por tener diarrea o padecimientos parecidos. Hizo énfasis en la importancia del agua, y cómo ésta es suficiente para saciar la hidratación de forma eficaz, y que el exceso de glucosa y electrolitos en bebidas rehidratantes o isotónicas pueden afectar a los pequeños por la falta de elementos para balancearlos. Lo que sí dejó en claro es que es mucho mejor hidratarse con lo que sea (refresco, agua de sabor) que no hidratarse para nada.

Es importante recordar que cuando se trata de enfermedades o infecciones, la hidratación se vuelve vital y hay que darle todavía mayor prioridad de la usual. “La hidratación puede ser grave si se trata de alguna infección por virus o bacterias; en estos pacientes lo primordial es la hidratación. Rara vez se requiere algún tratamiento extra a la hidratación”reafirmó. También es importante saber que si el paciente está inhabilitado, como en el caso de un niño o alguien débil por vía oral, necesita que alguien les ayude a administrarles el agua o los líquidos.

Cuando hace demasiado calor, también se puede presentar diarrea. Si se manifiesta en niños y adultos mayores es mejor acudir al médico. Por lo general estos casos se curan con una adecuada hidratación, pero de todas maneras se puede necesitar una adecuada evaluación médica. Si no está incapacitado por vómito, náuseas o demás, se debe de tomar agua de forma constante.

Finalmente recordó que es importante mantenerse hidratado de forma constante en estas fechas, y prácticamente en cualquier época del año. La Organización Mundial de la Salud hace adecuadas recomendaciones para los pacientes que sufren de deshidratación. Incluso da orientación para los padres que tienen hijos y les interesa cuidad su ingesta de líquidos. Si te interesa saber más del tema, también existen algunas páginas asociadas a algunos hospitales internacionales que tienen información para los pacientes o para las personas en general para mantener un cuadro de hidratación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here