Los niños que comen mejor y consumen más frutas y verduras a diario tienen un mayor bienestar mental que los que no lo hacen, según ha descubierto una nueva investigación que ha sido llevada a cabo por la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, y publicada en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health.

Se trata del primer estudio que ha investigado la relación entre la ingesta de frutas y verduras, la elección de desayunos y comidas y el bienestar mental de los niños del Reino Unido.

Esta investigación ha concluido que el consumo de fruta y verdura está asociado con un mejor bienestar, sobre todo en alumnos de secundaria.

Además, el estudio también afirma que lo niños que consumen cinco o más raciones de fruta y verdura al día obtienen las puntuaciones más altas en cuanto a bienestar mental.

Una vez concluido el trabajo, los investigadores señalan que es necesario desarrollar estrategias de salud pública y políticas escolares para garantizar que todos los niños cumplan con una alimentación saludable y equilibrada, tanto en la escuela como fuera de ella, con la finalidad de optimizar su bienestar mental y permitirles desarrollar todo su potencial.

La importancia de la nutrición en niños

Ailsa Welch, profesora de la Facultad de Medicina de la UEA en Norwich y principal autora del estudio, recuerda que un bienestar mental deficiente puede ser un problema importante para los jóvenes, que puede desencadenar consecuencias negativas a largo plazo.

Esta experta señala que “cada vez se reconoce más la importancia de la salud mental y el bienestar en los primeros años de vida, sobre todo porque los problemas de salud mental de los adolescentes suelen persistir en la edad adulta, lo que conduce a peores resultados en la vida y en los logros”.

De este modo, el equipo de expertos se propuso investigar la asociación entre las elecciones dietéticas y el bienestar mental entre los escolares. Para ello, estudió los datos de casi 9.000 niños de 50 colegios de Norfolk, siendo 7.570 de secundaria y 1.253 de primaria.

En cuanto a la nutrición, la profesora Welch explica que “descubrieron que sólo una cuarta parte de los niños de secundaria y el 28% de los de primaria declararon comer las cinco frutas y verduras recomendadas al día, y algo menos de uno de cada diez niños no comía ninguna fruta o verdura”.

Además, la misma profesional concretaba que “más de uno de cada cinco niños de secundaria y uno de cada diez de primaria no desayunaban, y más de uno de cada 10 niños de secundaria no almorzaba”.

Por su parte el doctor Richard Hayhoe, también de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, indica que los datos concluyeron “que comer bien se asociaba a un mayor bienestar mental en los niños, y que entre los niños de secundaria en particular, existía una relación muy fuerte entre el consumo de una dieta nutritiva, repleta de frutas y verduras, y un mayor bienestar mental”.

También vieron que “los tipos de desayuno y almuerzo que tomaban los alumnos de primaria y secundaria estaban significativamente relacionados con el bienestar”.

Por ello, ambos expertos insisten en la importancia de “desarrollar estrategias de salud pública y políticas escolares para garantizar que todos los niños dispongan de una nutrición de buena calidad, tanto antes como durante la escuela”.

Estas son las mejores frutas para niños

Como las frutas son indispensables en la dieta de los más pequeños, es importante conocer cuáles son las mejores en cuanto a nutrientes y a facilidad para comer.

Desde La Picota del Jerte, un cultivo tradicional ligado al Valle del Jerte, destacan las siguientes:

  •  Manzana: se trata de una de las frutas más saludables, ya que posee fibra, magnesio, hierro, calcio, fósforo, vitaminas A, B, C y E y, además, tiene propiedades diuréticas.
  •  Plátano: se trata de una de las frutas más fáciles de comer, que se pueden comenzar a dar a partir de los seis meses. Además, el plátano es rico en vitaminas B y C, ácido fólico, fibra y conocido por su gran aporte potásico.
  •  Cerezas: la cereza es una de las frutas más saludables, ya que es rica en antioxidantes y contiene menos azúcares que otras. Además, tiene propiedades hidratantes y diuréticas, así como capacidades depurativas y laxantes- En el caso de niños muy pequeños, es importante retirar el hueso.
  •  Piña: la piña es pobre en grasas y favorece el tracto intestinal. Además, contiene una gran cantidad de agua y vitamina C, así como minerales y ácido fólico, por lo que no puede faltar en la dieta de los más pequeños.
  •  Kiwi: tiene un alto contenido en vitamina C, por lo que previene resfriados y ayuda a las defensas. Además, combate el estreñimiento en niños y bebés y contiene minerales esenciales como el potasio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here