Perder el cabello y quedarse calvo es una de las grandes preocupaciones que tienen muchos hombres, y ocasionalmente algunas mujeres. La alopecia puede afectar solo al cuero cabelludo o a todo el cuerpo, y puede ser temporal o permanente. Entre sus causas están los factores hereditarios, los cambios hormonales, las afecciones médicas y el proceso natural de envejecimiento.

Según explican los expertos del servicio de Dermatología del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, el cabello sigue un ciclo propio. Este ciclo capilar está compuesto por tres fases distintas: la anágena, la catágena y la telógena. La fase anágena o fase de crecimiento es aquella en la que las células de la raíz están activas y se forma el nuevo cabello, con una tasa de crecimiento de un centímetro al mes.

Durante la fase catágena o período de transición, que dura de dos a tres semanas, se detiene el crecimiento y el folículo cambia de forma. Finalmente, la etapa telógena o de reposo, tiene una duración de entre 2 y 3 meses en los que el folículo descansa y el pelo empieza a caer. Una vez finalizada esta última fase se vuelve a iniciar el ciclo.

Las etapas del ciclo capilar también están definidas por factores como son la genética, hábitos alimenticios, el clima, patologías o cambios en el organismo provocados por el estrés o el embarazo.

Las épocas telógenas, cuando nos cae más el pelo, se producen durante el otoño y la primavera, mientras que la fase anágena tiene lugar en verano y en invierno. Si bien cada pelo evoluciona de forma independiente, todos siguen el ciclo capilar.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Lo normal es que las personas pierdan un promedio de unos 100 cabellos al día, aunque esta caída no supone un problema grave ya que al mismo tiempo crecen cabellos nuevos. En otoño y primavera, esta cifra se llega a duplicar, llegando hasta los 300 y 400 pelos. En general, el cabello se ve debilitado por la agresividad con la que lo solemos tratar en los meses de calor.

La caída del cabello en ocasiones puede ir más allá de un simple problema estacional. Cuando la cifra de caída de cabellos supere los 100 diarios, entonces deberíamos consultar con nuestro dermatólogo.

Consejos para evitar la caída del cabello

Los dermatólogos del Sagrat Cor recomiendan que, para prevenir la alopecia, sigamos algunos consejos para un buen cuidado del cabello. Entre estos consejos, están los siguientes.

• Evitar los peinados tirantes como trenzas, colas de caballo, moños…

• No tratar el cabello de manera brusca al tocarlo o cepillarlo.

• Utilizar peines de púas anchas para evitar los tirones.

• Lavar el cabello con productos adecuados y no agresivos.

• Realizar masajes circulares con las yemas de los dedos al lavarse la cabeza, ya que estos favorecen la microcirculación.

• Usar el secador a una distancia mínima de 30 centímetros y con aire frío.

• Reducir el uso de planchas para el cabello

• Vigilar los tratamientos que puedan dañar o debilitar el cabello, como los tintes o permanentes.

• Evitar tomar medicamentos o suplementos que puedan causar la pérdida de cabello.

• Proteger el cabello de la luz solar y otras fuentes de luz ultravioleta.

• Reducir el consumo de tabaco o dejar de fumar.

• Seguir una dieta sana y equilibrada, evitando el exceso de grasas y azúcares.

• Reducir el estrés.

• En el caso de someterse a un tratamiento con quimioterapia, es necesario consultar con un médico sobre el uso del gorro frío, ya que estos reducen el riesgo de la caída capilar durante la misma.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here