Tener una buena salud dental es muy importante, y uno de los problemas más comunes en la boca de los españoles es el sarro. Para hacernos una idea, un 75% de los españoles de 65 años o más tiene sarro dental según una encuesta, por lo que es importante saber cómo evitarla y, en caso de tenerla, cómo eliminarla.

 

 

¿Por qué aparece el sarro?

Piensa que el sarro se acumula, básicamente, por una mala higiene bucodental. Si no nos cepillamos los dientes a diario, o lo hacemos rápido y mal, entonces estaremos abriendo la puerta a la acumulación de sarro en los dientes.

Sin embargo, también hay otros factores que provocan su aparición, como puede ser el tabaquismo, el exceso de café, té o vino tinto, y el uso inapropiado de ciertos colutorios. Otro de los motivos por los cuáles puede aparecer el sarro es por la posición de los dientes: si no están alineados, habrá algunas zonas en las que será complicado acceder para cepillarlas, por lo que puede quedar placa bacteriana allí.

Dile adiós al sarro con estos consejos

Para evitar sufrir de sarro, lo principal que debemos hacer es rehuir de la placa bacteriana. Ojo, que no es lo mismo. La placa es la acumulación de bacterias que se sitúa entre los dientes como resultado de la saliva acumulada en la boca y de los alimentos que ingerimos.

Por otro lado, el sarro es el siguiente paso de la placa: cuando esta se endurece alrededor de los dientes y se vuelve de un tono amarillento. Por lo tanto, la única forma de deshacernos de la placa bacteriana es lavándonos los dientes un mínimo de dos veces al día, sobre todo tras el desayuno y antes de irnos a dormir. También puedes recurrir al hilo dental para rematar los espacios entre los dientes y que no quede ningún resto escondido por ahí.

¿Cómo cepillarnos los dientes?

Para asegurarnos una buena higiene, es importante cepillarnos los dientes durante un par de minutos, prestando la misma atención tanto a la parte superior como a la inferior. Tampoco podemos olvidarnos de la lengua, puesto que hay bacterias que se quedan depositadas. Por lo tanto, cepilla la lengua en su totalidad.

En cuanto al colutorio, es mejor que no lo utilices si no lo ha indicado tu dentista, puesto que el uso inapropiado puede contribuir a la acumulación de sarro.

Por último, si tu pregunta es si es más útil el cepillo de dientes manual o el eléctrico, la respuesta es el segundo, porque el movimiento rápido y automático ayuda a reducir la placa bacteriana. Además, también puede evitar la erosión del esmalte, puesto que los eléctricos tienen un mecanismo de control de presión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here