Escuchar música no es solo un deleite para nuestros oídos, sino que tiene importantes beneficios para nuestra salud. Está relacionado con una reducción significativa de la ansiedad y el dolor después de una cirugía cardíaca mayor, según publicado en la revista en línea Open Heart.

Otros estudios, como el llamado Efecto Mozart y memoria en pacientes con deterioro cognitivo (MEM-COG), buscan investigar si la música puede ser un medio que facilite o potencie el aprendizaje a personas con deterioro cognitivo (DCL) o enfermedad de Alzheimer (MI) leve.

Qué tipo de música y en qué momento

Entre los aspectos a determinar: qué aspectos de la música son clave para establecer un beneficio cognitivo y en qué momento es más útil. Por ejemplo, qué tipo de música (relajante o no) y en la fase en que aprendemos una información nueva o en aquella en que recuperamos la información que hemos aprendido.

“Es importante diferenciar estos dos aspectos, dado que implican procesos de memoria distintos, y el estudio determinará en qué fase la música puede aportar más ventajas”, explica Calabria, investigador del grupo Cognitive Neurolab de los Estudios de Salud de la UOC y doctor en Psicobiología por la Universidad de Padua, Marco Calabria.

Tareas de memoria, aprendizaje y atención

Este es un estudio más de la larga lista de literatura científica. Ya existen estudios que indican que la exposición a la música puede aumentar el rendimiento en tareas de memoria, aprendizaje y atención.

Sin embargo, como explica este investigador de la UOC, este estudio es más ambicioso que los anteriores. “La mayoría de los estudios se hicieron con gente sana y no sabemos si la música podría ser una herramienta complementaria para estimular cognitivamente a personas que padecen déficits de memoria. Estas enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por dificultades al formar nuevas memorias y la música podría ser una herramienta para consolidar nuevos aprendizajes”, señala.

Música clásica, la más efectiva para la memoria

El estudio reclutará pacientes tanto del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau como de SINGULAR Música y Alzheimer, un centro de Barcelona especializado en rehabilitación y estimulación cognitiva de pacientes de Alzheimer por medio de la música.

En la primera fase del estudio, los pacientes harán tareas de memoria con música clásica de fondo. Tendrán que memorizar caras anónimas de personas y recordarlas después.

Calabria explica que se utiliza música clásica porque “es un tipo de música que se caracteriza por ser entre relajante y activante, que ha demostrado ser la más efectiva para potenciar la memoria”.

Además, “el hecho de que no tenga letra permite reducir la interferencia que puede producir la información verbal sobre el contenido que los participantes tendrán que aprender en la tarea de memoria. También quiere utilizarse la misma metodología de estudios previos de este tipo llevados a cabo con personas sanas”

En la segunda fase, los investigadores usarán músicas conocidas por los pacientes para observar “si el hecho de que les gusten más puede potenciar los aspectos emocionales y, de este modo, generar más beneficios en la memoria”. Por ejemplo, composiciones de la tradición popular.

Restaurar la memoria perdida

Tratar los problemas de cognición no es sencillo, porque los tratamientos farmacológicos disponibles son muy limitados. De ahí, que los científicos guarden esfuerzos para desarrollar terapias de otros tipos, que puedan mejorar la situación cognitiva de los pacientes, como por ejemplo la música.

Con los resultados de esta investigación, Calabria y el resto de investigadores aspiran a dar pautas específicas con las que restaurar una parte de la memoria perdida por estos enfermos: qué usuarios pueden beneficiarse más de la música, con qué tipo de música y en qué momento del aprendizaje hay que escucharla para obtener los máximos beneficios terapéuticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here