El azúcar es un ingrediente muy presente en el día a día de la sociedad. Bebidas refrescantes con cantidades ingentes de azúcar, pasteles, dulces… son una pequeña muestra de ciertos alimentos que se pueden consumir de forma asídua, pero que tienen consecuencias muy perjudiciales para nuestra salud.

El problema es que el azúcar está tan inculcado dentro de la alimentación de hoy en día que, hasta en los alimentos que a priori son más saludables, lo encontramos en grandes cantidades. Es el caso, por ejemplo, de los supuestos yogures light, o de ciertas barritas dietéticas.

Hay consecuencias en la salud que tenemos asimiladas al exceso de azúcar, como es la obesidad o la diabetes. Sin embargo, hay muchas otras enfermedades que no están tan asociadas a este edulcorante y que pueden afectar gravemente a la salud. Aquí tienes algunas de ellas:

  •  Problemas mentales: el exceso de azúcar puede crear ciertas afectaciones al cerebro que acaben traduciéndose en problemas de salud mental.  “A medida que los niveles de azúcar en sangre suben y bajan, también lo hacen los niveles de energía y el estado de ánimo. Tienden a estresarse más fácilmente. Una dieta alta en azúcar también se ha relacionado con problemas de salud mental a largo plazo, como la depresión”, explica el pediatra y referente internacional en investigación sobre nutrición y obesidad el doctor Michael Goran y la educadora en salud pública, la doctora Emily Ventura, en una entrevista con Infosalus. Esta afirmación viene contrastada con un estudio publicado en 2017, en el que se demostró que los hombres que ingerían grandes cantidades de azúcar, tenían más de un 20% de posibilidades de sufrir un trastorno mental al cabo de los años.
  •  Problemas de memoria: otro de los problemas que se pasan por alto es la afectación a la capacidad memorística de las personas. Por ejemplo, los niños que toman mucho azúcar “son menos capaces de recordar lo que aprenden y también menos capaces de concentrarse. Esto puede traducirse en un peor rendimiento académico”, según los especialistas. Estos efectos puedes alargarse en el tiempo hasta que ya se convierten en adultos, momento en el cual siguen teniendo problemas de memoria.
  •  Alzheimer: el exceso de azúcar puede desencadenar la aparición de la diabetes en la salud de las personas. Una de las posibles consecuencias de la diabetes es el deterioro cognitivo, por lo que se puede acabar sufriendo algún tipo de demencia, que acostumbra a ser el alzheimer. “Los efectos a largo plazo del consumo de edulcorantes tanto normales como artificiales, especialmente en bebidas, se han relacionado con el deterioro cognitivo temprano y con la enfermedad de Alzheimer en la edad adulta. Se cree que esto sucede a través de los efectos sobre las enzimas y proteínas importantes del cerebro que mantienen la función y la plasticidad, o la capacidad de las sinapsis (conexiones) del cerebro para crecer y cambiar”, argumentan Goran y Ventura.
  •  Adicción: el azúcar provoca que el cerebro segregue dopamina, más conocida como “hormona de la felicidad”. Es por eso que muchas veces sentimos la necesidad de comer alguna cosa que tenga azúcar.
  •  Problemas en la piel: el azúcar puede provocar en la piel un envejecimiento acelerado, debido a que deja la dermis con un aspecto más seco y apagado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here