Todos sentimos rabia. Se trata de un estado psicológico natural a pesar de que solemos asociarlo a algo negativo. A lo largo de nuestra vida, la experimentamos en repetidas ocasiones, lo que no significa que tenga que ser malo. Todo dependerá de la forma en la que podamos controlarlo y de si es capaz de dañarnos, ya sea a nosotros o a las personas que forman parte de nuestra vida.

Encontrar diferentes formas de descargar rabia de forma sana es algo muy importante para sentirnos mejor. La idea es no dejarnos dominar por esta emoción y no caer en la autodestrucción o destrucción.

Consejos para descargar la rabia de forma sana y controlada

La rabia es una consecuencia de la interacción entre individuo y entorno o sociedad. Esta emoción puede hacer que lo pasemos mal e incluso puede impulsarnos a hacer daño a los demás. La rabia puede estar o no justificada, pero lo importante es actuar para saber liberarla a tiempo.

  •  Buscar lugares tranquilos y alejarse de los estresantes o agitados. Si sentimos rabia y estamos en un ambiente con muchos estímulos, lo más probable es que nuestro enfado vaya en aumento. La razón es muy sencilla: nuestro cuerpo es propenso a enfadarse ante situaciones que en otro momento no nos causarían tanta hostilidad. Por ese motivo es preferible estar solos en lugares tranquilos para evitar enfurecernos más.
  •  Evitar elevar el tono de voz y hacer que la discusión sea más pausada. Si la rabia aparece en una discusión, saber gestionarla es fundamental para controlarla correctamente. El objetivo, sin embargo, no es liberarla por completo, sino que siga acumulándose a medida que seguimos hablando. Para hacerlo posible, hay que evitar alzar nuestro tono de voz sobre el de la otra persona implicada y hacer pausas durante la conversación. Gritar puede significar una especie de liberación en momentos puntuales, pero en mitad de un diálogo no resulta efectivo. En este contexto, haremos que la otra persona actúe del mismo modo, dando lugar a una lucha verbal. Lo mejor es controlar nuestro ritmo de hablar para no dominar la conversación y abrumar a la otra persona.
  •  Hacer deporte. Practicar deporte es clave y, si tienes tiempo, es la mejor manera de descargar la rabia intensa que has ido acumulando a lo largo de los minutos. Lo mejor es emplear esa tensión y energía en algo más práctico que genere un mayor beneficio: la actividad física. En el deporte liberamos energía y es algo que requiere concentración y atención, siendo la opción idónea para hacer que la ira termine marchándose. Al sentir rabia, quizás un deporte competitivo no sea una alternativa efectiva, pero sí los ejercicios individuales como correr, coger pesas o hacer sentadillas.
  •  Canalizar la rabia a través de los videojuegos. Algunas personas piensan que promueven la violencia. Sin embargo, distraernos de esta manera puede hacer que liberemos energía sin que nadie resulte dañado. Piénsalo bien, te encuentras en un entorno totalmente controlado y podrás trasladarte a un mundo de fantasía durante unos momentos. Sin duda, una gran alternativa para liberar tensiones y descargar la rabia a través de la consola.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here