Hacer que los niños coman el alimento saludable que se pone en la mesa puede ser un reto más difícil de lo que parece, muchas veces estarán prefiriendo los refrescos y papas fritas sobre las zanahorias rayadas y las manzanas, sin embargo, más allá de hacer los alimentos saludables más atractivos para los niños, un estudio descubrió que otro aspecto es más importante.

Los ambientes de comida positivos, donde hay calidez, participación y la gente disfruta, haría más fácil que los niños elijan los alimentos saludables.

Para influir en este aspecto, las mamás deben expresar muchas cosas buenas, siempre con una sonrisa en el rostro, incluir a los niños en las tareas referentes a la hora de comida, como ir de compras, poner la mesa, ayudar a preparar la comida, todo esto genera emociones positivas.

Esto sonaría un poco loco, sin embargo, cuando se tiene un tiempo de comida familiar negativo, los niños no desean sentarse en la mesa y probar cosas nuevas, nuevas texturas y sabores, solo esperan que termine.

Así que el tener una buena actitud en general es bueno, pero durante la comida con los niños tiene aún más beneficios. ¡A comer con una sonrisa!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here