La tiroides es una glándula productora de hormonas que se ubica en el cuello, justo arriba de la clavícula. Tiene la función de controlar el ritmo de muchas actividades del cuerpo relacionadas con el metabolismo, como la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón.

De la salud de nuestra tiroides, depende mucho del bienestar físico e incluso emocional que presentamos, ya que el desajuste en esta glándula, puede tener implicaciones tanto en nuestro cuerpo, como a nivel psicológico.

Existen distintos padecimientos de la tiroides, siendo los más comunes, el hiper y el hipotiroidismo, que dependen de la cantidad de hormonas generadas por dicha glándula.

El hipotiroidismo es el trastorno más común de la tiroides y se presenta cuando esta glándula no produce suficiente tiroxina. Los síntomas de este padecimiento suelen ser muy sutiles como: cansancio, tristeza, piel seca, caída del cabello, sensibilidad al frío, colesterol alto, aumento de peso o dolores musculares que podrían confundirse con otras enfermedades.

Por su parte, el hipertiroidismo se produce cuando existe una excesiva producción de hormonas tiroideas y puede estar vinculado con episodios de estrés psicológico.

Sus síntomas son totalmente opuestos a los del hipotiroidismo, a excepción del cansancio y la irregularidad en el ciclo menstrual. En este caso, es común la tendencia a perder peso sin motivo, con episodios de irritabilidad y nerviosismo, palpitaciones y una señal física muy visible que consiste en tener ojos saltones.

La buena noticia es que las personas con padecimientos de tiroides pueden mejorar su calidad de vida llevando una buena alimentación, rutinas de ejercicio e hidratación adecuada.

Los expertos recomiendan que tanto si padeces hipotiroidismo como hipertiroidismo, un alimento que debes incorporar a tu alimentación es el rábano, que contiene un componente llamado “rafanina” que mantiene en equilibrio la producción de tiroxina.

También es importante consumir cereales integrales y suplementos como el germen de trigo, por su enorme aporte de vitamina B.

Otro aspecto fundamental es que en cualquiera de los casos de tiroidismo, se beba la suficiente agua y electrolitos para hidratar bien el organismo y conseguir así que funcione de forma adecuada.

Finalmente, es muy importante hacer ejercicio, pues la actividad física ayuda a activar el metabolismo.

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here